PROGRAMA DE REHABILITACIÓN

Las comunidades de propietarios, una vez recibido el informe ITE, dispondrán de 12 meses para fijar un programa de rehabilitación que deberá  aprobar por junta conjuntamente con la dotación de un fondo de reserva específico que les permita ejecutar las obras según el calendario y fases acordadas.

 

El plazo se reduce a 6 meses en caso de deficiencias muy graves y graves.

 

Además, precisarán de un técnico no únicamente para hacer la ITE sino también para aprobar el referido programa de rehabilitación y para realizar inspecciones de verificación periódicas cuando haya lesiones muy graves, graves o importantes.

 

Así pues, con posterioridad a la recepción del informe ITE, y cuando éste recoja la existencia de deficiencias en el edificio, la Propiedad debe aprobar un PROGRAMA DE REHABILITACIÓN. 

 

El objetivo principal de este programa es planificar las intervenciones necesarias de rehabilitación, conservación y posibles mejoras a realizar en el edificio, a partir de la información contenida en el informe ITE, las cuales contribuirán a aumentar los estándares de calidad en cuanto a seguridad, salubridad, accesibilidad y eficiencia energética.

 

El Programa de Rehabilitación debe proporcionar a la Propiedad una visión global de las necesidades de intervención en el edificio, su prioridad y los costes orientativos, hecho que le permitirá planificar en el tiempo las actuaciones y constituir un fondo de reserva específico para hacer frente a los gastos necesarios para la ejecución de las obras, que se podrán ejecutar por fases, priorizando así las deficiencias de mayor gravedad.

 

El Programa de Rehabilitación requiere la supervisión de profesionales técnicos.

 

El plazo máximo para aprobar dicho programa depende de la gravedad de las deficiencias encontradas en el informe ITE.

 

TIPOS DE DEFICIENCIAS Y PLAZOS DE APROBACIÓN DEL PROGRAMA DE REHABILITACIÓN:

  • leves o importantes ( 1 año )
  • graves o muy graves ( 6 meses )

Se recuerda que, para cada fase y en función del tipo de obra, la Propiedad tendrá que encargar a un técnico competente, en nuestro caso aparejador/arquitecto técnico/ingeniero de edificación, la redacción de un Proyecto Técnico o Documentación Técnica Específica, según las necesidades.